Cuba es tuya

Cuba es tuya, hermano. Esta isla te pertenece, hermana. En sus aguas se refleja tu rostro. En el azul de sus cielos campean las nubes de tus sueños. Pero en esta tierra insular han querido –¡qué redundante!– aislarte, han querido ahogar tu voz por muchos años, amordazar tu conciencia, obligarte a abrazar un destino que no era, no es, nunca ha sido el tuyo. Por más de seis décadas, equivalente a la vida entera de un ser humano, cientos, miles de cubanos nacieron, crecieron y murieron respirando un aire enrarecido, contaminado por el discurso hegemónico de un grupo de privilegiados que llegaron a creerse eternos en el poder.

Y sin embargo, hermana, hermano: ¿escuchas? ¿Lo percibes? ¿Has visto cómo ha girado el viento en las costas? ¿Ya observaste con qué intensidad el sol se ha renovado en el horizonte? El 11 de julio hiciste que la historia diera un vuelco. Lograste que tus pasos retumbaran de una esquina a otra de la isla que siempre fue tuya y cuya posesión ahora reivindicas.

Tanto se empeñaron en infundirte miedo, que acabaron por arrebatártelo. Nunca supieron cuánta fuerza daban a tus anhelos de libertad cuando te silenciaban, cuando te encerraban en frías mazmorras, cuando te cubrían de cadenas. Hoy ya lo saben. Hoy el miedo es de ellos. Has sacado el espanto de tu casa pequeña y lo has metido en sus residencias. Ya no tiemblas tú; lo hacen ellos. Su poder, antes tan inmenso, ahora está desdibujado, y eso lo has conseguido poniendo los pies en la calle, uniéndote a la marcha espontánea de otros que también han descubierto que el futuro les pertenece.

Nunca supieron cuánta fuerza daban a tus anhelos de libertad cuando te silenciaban, cuando te encerraban en frías mazmorras, cuando te cubrían de cadenas

José Martí te mira desde la altura de su blanca estatua. Su pensamiento, lúcido, cruza por tu memoria y hace que tus pulmones se expandan: "Como el hueso al cuerpo humano, y el eje a una rueda, y el ala a un pájaro, y el aire al ala, así es la libertad la esencia de la vida. Cuanto sin ella se hace es imperfecto". Y tú ya te cansaste de las imperfecciones impuestas, de la pobreza inmerecida, del hambre que carcome las entrañas, del anhelo cercenado que corroe el alma.

Martí vigila. Saluda tu gesta con el poder de una palabra que la tiranía trató de usurpar, pero que hoy recobra su brillantez original en los gritos de libertad que hacen vibrar tu enardecido corazón. El prócer te ofrece así la calidez de su aliento; te afirma los tobillos; te empuja a la inédita lucha. Y le observas inclinarse desde su pedestal para susurrarte al oído: "El que vive en un credo autocrático es lo mismo que una ostra en su concha, que solo ve la prisión que la encierra y cree, en la oscuridad, que aquello es el mundo; la libertad pone alas a la ostra".

Y es verdad, hermano, hermana de Cuba: te han crecido las alas. En vano creyeron que iban a convertir esta isla en tu concha. En instantes has alcanzado la elevación que Martí deseó para el pueblo por el que se desangró en Dos Ríos. Entre él y tú existe un puente real, indestructible, más firme que cualquier ideología para conectar tus aspiraciones con las de todo hombre o mujer que ama y defiende la libertad, propia y ajena.

Cuba es tuya, hermana. La nación te pertenece, hermano. Está presente en esa mujer que reclama el pan de sus hijos, en la rebeldía de ese joven que exige respeto para sus sueños, en la consigna de aquel grupo de poetas, músicos, periodistas, ciudadanos que, muy juntos, hombro a hombro, salen hoy a la plaza pública para corear el binomio que está sepultando 62 años de oprobio: "¡patria y vida!".

Y así mismo es. No lo dudes. Porque la vida es tuya, hermano, hermana de Cuba, ¡tuya será también la patria!

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

4 Comentarios

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Ocho medidas para retrasar la llegada de la libertad a Cuba

Si usted quiere ayudar a demorar el colapso del régimen castrista y la liberación de 11 millones de cubanos, hay pocas cosas más efectivas para lograrlo que las siguientes:1. Si usted vive en la Isla y la Seguridad viene a arrestar a uno de sus vecinos, y la gente del barrio protesta, rodea a la ... [Leer más]

Maquinaciones de la Seguridad del Estado cubana

En medio de la efervescencia, y como resultado de las protestas espontáneas y eminentemente pacíficas en la Isla, se especula qué debe hacerse para lograr que termine la dictadura que mal gobierna a los cubanos desde hace más de 60 años.Un número creciente de jóvenes cubanos, en la Isla y en el ... [Leer más]

El 4 de julio y la ayuda de los cubanos a George Washington

En la víspera de este 4 de julio pienso en los hombres y mujeres en las Fuerzas Armadas estadounidenses que arriesgan sus vidas defendiendo la causa de la libertad alrededor del mundo.Pienso también en Cuba, tan cerca de los Estados Unidos, sufriendo un despotismo que la oprime y que encarcela a ... [Leer más]

Un viaje a París con vigilante incluido

A propósito de la deserción de algunos integrantes del equipo de béisbol de Cuba en su viaje a los Estados Unidos, recuerdo mi estancia en París, durante una visita en 1987 junto a jóvenes destacados. Quince maravillosos días de excursiones de alto rango.La delegación la componían, ... [Leer más]

| | | | | | | | | | Siguiente >

Archivo

Blog de la Redacción