Olvídate del gimnasio en enero y sigue estos consejos en Navidad

Lo más sensato es adoptar las siguientes pautas que estamos a punto de desgranar durante esta época de comilonas constantes.
Lo más sensato es adoptar las siguientes pautas que estamos a punto de desgranar durante esta época de comilonas constantes.

Estamos a punto de inaugurar el periodo del año que más estragos causa en la línea. Comidas familiares y de empresa, además de infinidad de caprichos que nos permitimos en casa con ocasión de la Navidad, amenazan con arruinar nuestra cintura. Aunque hay que disfrutar, no hay que bajar la guardia con los excesos calóricos y tampoco –por supuesto– con la COVID-19.

Por lo tanto, te vamos a poner al tanto de una serie de consejos que te ayudarán a lidiar con las navidades y sus peligros para la cintura. Si los tienes presentes, y los aplicas con éxito, evitarás caer en la tentación de las llamadas dietas de choque que proliferan en enero prometiendo hacerte recuperar tu peso ideal.  

Dichos regímenes auguran pérdidas milagrosas de peso en poco tiempo, pero no funcionan dado que la rebaja no es de grasa, sino de líquidos e incluso músculo. Por lo tanto, resultan engañosas y perjudiciales para la salud. En definitiva, lo más sensato es adoptar las siguientes pautas que estamos a punto de desgranar durante esta época de comilonas constantes.

El poder del agua

Bebe agua media hora antes de la comida. De esta manera, estimularás la digestión y conseguirás que sea más ligera. A esto se suma un efecto saciante en el estómago que te ayudará a reducir el ansia de comer y, en consecuencia, consumir menos cantidades.

Tampoco hay que subestimar el papel crucial que desempeña el agua para activar el metabolismo y ayudarnos a quemar más grasas. No caigas en el error de no comer hasta la hora del banquete navideño, pues con este gesto solo estarás favoreciendo el hambre y que comas más de la cuenta.

Compensa las comidas copiosas con otras más ligeras

En la medida de lo posible, trata de alternar las comidas abundantes propias de fechas señaladas como Nochebuena, con otras más frugales. Este sencillo hábito te ayudará a compensar las comilonas y sobrellevar mejor estas fechas sin acusar kilos de más.

Recurre a las infusiones digestivas 

También puedes incorporar a tu rutina de estas fechas las infusiones digestivas, sobre todo si tienes tendencia a sufrir de digestiones pesadas. Algunas son capaces, además, de depurar el organismo. 

En definitiva, la Navidad no tiene por qué concluir con un considerable saldo de kilos. Únicamente tienes que incluir una serie de recomendaciones como la descritas. Por supuesto, si haces deporte o alguna actividad moderada, lograrás meter en cintura –nunca mejor dicho– los kilos que nos regala la Navidad.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0