Teresa pudo asistir al bautizo de su nieto por videollamada

Cubanos efectuando una videollamada en una punto Wi-fi (EFE)
Cubanos efectuando una videollamada en un punto Wi-fi (EFE)

La nieta de Teresa nació hace un año en Miami y aún no se conocen por culpa de la pandemia. Esta jubilada habanera, que confiesa haberlo pasado muy mal por la distancia impuesta, ha tenido que recurrir a la tecnología para ver a la pequeña Camila comerse su primer puré. "Cuando salió el primer diente, en el bautizo, en el cumpleaños...", gracias a las recargas telefónicas que su hijo Lázaro paga desde el otro lado del Estrecho, Teresa "estuvo ahí" en los momentos más importantes de la aún breve vida de la bebé.

Con más de tres millones de emigrados por el mundo, miles de familias cubanas están acostumbradas a depender de las recargas para poder comunicarse con sus seres queridos, una necesidad que aumenta cuando se aproximan las Navidades y las ofertas se incrementan.

Esta semana, Cubacel abrió una promoción con beneficios extras que puede adquirirse dentro y fuera de Cuba y que duplica la recarga adquirida. En ese caso, con la recarga mínima, 500 pesos se convierten en 1.000 y, en el caso de la más cara, por 1250 pesos se obtienen 2500. El monto principal de la recarga mantiene el período de vigencia establecido, que es de 330 días y se suma a la cantidad que tenga activa. El saldo puede usarse en llamadas nacionales e internacionales, compra de bolsas, paquetes, planes de datos, minutos y SMS, realizar transferencias o activar el plan Amigo.

Los minutos, tanto de llamadas de voz como, cada vez más, de datos para las videollamadas, han cobrado un interés mayor con la pandemia. Las limitaciones para viajar no solamente se han producido por el cierre de fronteras, sino en el interior de Cuba.

Yoel y Jorge mantienen desde hace 11 años una relación a distancia, pues viven en diferentes provincias de Cuba. Normalmente viajan con regularidad para estar juntos, pero la pandemia cambió sus rutinas al suspender los viajes interprovinciales. Las facilidades que brinda internet y ofertas como la recarga triple, o las que tienen bonos de datos les han permitido estar en contacto todo el día por videollamada para mitigar la distancia y sentir que estaban juntos gran parte del día.

Las recargas también han supuesto un gran alivio para quienes tuvieron que estar aislados tras contagiarse de covid. "Recuerdo que se me hizo mucho más amena la estancia en el hospital Frank País, mientras cuidaba de mi hija que se había contagiado, cuando recibí una recarga de un familiar en EE UU durante una de las promociones que había en aquel momento", cuenta Leandro.

"De esa manera, además de distraernos un poco la niña y yo mientras navegábamos en internet, también mantuvimos una buena comunicación con el resto de la familia dentro de Cuba, que podía saber cómo se encontraba mediante videollamadas o mensajes de voz y foto". La pandemia nos ha arrebatado muchos abrazos, pero gracias a la conexión telefónica y por internet, hemos podido tener a nuestros seres queridos un poco más cerca.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentario 1