Pese a la vacunación, la ola de ómicron pondrá a prueba el sistema hospitalario cubano

El virólogo Amílcar Pérez-Riverol señala las colas y la falta de mascarillas adecuadas como factores que pueden contribuir al aumento de ingresos y muertes

En la cola, se va la vida de jóvenes y ancianos, que han empezado a llevar sus propios asientos para esperar en la calle. (14ymedio)
Las aglomeraciones, tan frecuentes en Cuba, juegan en contra de la contención de los contagios de covid-19. (14ymedio)

La tendencia de ómicron sigue al alza en Cuba, que este jueves notificó 3.387 nuevos contagios, casi 600 más que la jornada anterior, lo cual ha llevado a las autoridades a actualizar algunos protocolos que hagan frente al nuevo escenario de ómicron, una variante muy contagiosa aunque menos severa, según los datos actuales, que las anteriores.

Amílcar Pérez-Riverol, biólogo molecular cubano afincado en Brasil, advierte de que la nueva variante pondrá a prueba el sistema hospitalario cubano como ya lo hizo delta. La cepa, junto a otras enfermedades hospitalarias, aumenta la presión clínica no tanto por su gravedad sino porque a más número de contagios, más porcentaje de posibles ingresos. "Todo va a depender de la magnitud de la actual ola", alerta el experto.

Contener los contagios será clave en el caso cubano, sostiene el virólogo, porque en caso contrario, como ya está pasando en EE UU o Europa, aumentarán las cifras de los ingresos, de pacientes en UCI y las muertes.

Contener los contagios será clave en el caso cubano, sostiene el virólogo, porque en caso contrario, como ya está pasando en EE UU o Europa, aumentarán las cifras de los ingresos, de pacientes en UCI y las muertes

En este sentido, el especialista destaca, en una entrevista con la agencia española EFE, que Cuba cuenta con algunas debilidades como la escasez de mascarillas, tanto las quirúrgicas (conocidas en la Isla como azulitas) como FFP2 o K95. Las autoridades han decidido mantener la medida de protección al aire libre, algo que no ha estado vigente en muchos países al descubrirse que el contagio del covid-19 es 20 veces más posible en interiores que en exteriores. Algunos países, la mayoría del norte de Europa, nunca la han tenido como obligatoria en exteriores.

Sin embargo, esta medida sí se promueve al aire libre cuando no se puede mantener una distancia de seguridad. Este ha sido el caso de España, donde durante más de un año fue obligatoria en cualquier entorno y desde junio de 2021 dejó de serlo en exteriores salvo cuando no es posible estar a más de 1,5 metros.

En la Isla, las habituales colas justifican el correcto uso de la mascarilla y son una de las desventajas que Pérez-Riverol menciona, pues las aglomeraciones para comprar alimentos y productos básicos forman parte de la cotidianidad cubana. La grave crisis económica juega pues en contra de la contención de la pandemia.

Hay, no obstante, algunas ventajas a favor, señala Pérez-Riverol. La más importante es la inmunidad por infección o previa. En el primer caso, el experto se refiere a la cantidad de personas que ya han pasado la enfermedad y cuyo sistema inmunitario está preparado para defenderse. La incidencia acumulada (IA) llegó a cotas muy altas en verano de 2021, cuando se convirtió en el país de la región con más contagios a 14 días, y algunas provincias superaron los 3.000 puntos de IA.

Esta amplia circulación de la variante delta ha generado una alta inmunidad natural en muchos cubanos. Pero además la tasa de vacunación es una de las más elevadas del mundo, otro de los factores que ayudan, según Pérez-Riverol, que confía en las vacunas a pesar de que aún no han recibido el aval de la Organización Mundial de la Salud. La autorización de emergencia llegará cuando se reciba la documentación que permita avalar su eficacia, algo que aún no ha sucedido, según la parte cubana por cambios en la producción que han retrasado la entrega.

Pérez-Riverol argumenta que el hecho de que la mayoría de la población (en torno al 87%, según las autoridades) esté vacunada, incluyendo la población infantil, y que ómicron es en términos generales menos severa que delta supone una ventaja a la hora de contener la infección.

Si esto se confirma, Cuba debe seguir un patrón semejante al de países como Dinamarca –opina– en el que el aumento de casos no represente necesariamente un incremento de los ingresos o de los fallecidos.

En estas circunstancias, el virólogo considera que no es probable ni justificado tomar medidas de cierre de fronteras o restricciones que afecten a la muy maltrecha economía nacional. Como en muchos otros países, los cambios se están centrando en el manejo clínico de los casos, aunque la OMS se resiste a que se pueda considerar que el covid-19 ha entrado en fase endémica, por el alto número de personas sin vacunar que aún queda en el mundo y que puede continuar generando nuevas variantes. La teoría dice, no obstante, que a medida que un virus aumenta su capacidad de multiplicarse, disminuye la de matar, ya que desea vivir en el huésped y multiplicarse.

En Cuba entraron nuevas normas este miércoles y, en lo que a la vigilancia respecta, se realizará test rápido de antígenos a toda persona sintomática que acuda al médico. En caso de ser positivo se tomará muestra para PCR y su caso será contabilizado de ser confirmado. Mientras, quienes den negativo se aislarán 48 horas, pasadas las cuales se hará una PCR solo en caso de que no haya mejoría.

En estas circunstancias, el virólogo considera que no es probable ni justificado tomar medidas de cierre de fronteras o restricciones que afecten a la muy maltrecha economía nacional

Los pacientes confirmados con síntomas leves o asintomáticos deberán permanecer en sus casas bajo la vigilancia de atención primaria siempre que no presenten complicaciones. En cuanto a los contactos de los contagiados, los directos deberán realizarse test de antígenos, que, de ser positivo, se confirmará o no con PCR.

Además, no se realizarán pruebas (antígenos ni PCR) para acudir a los hospitales por consultas o pruebas no relacionadas con el covid-19. Tampoco a personas asintomáticas ni para dar el alta a pacientes activos.

También, como se indicó el martes, se empleará el uso preventivo de Nasalferón en grupos de riesgo, que incluyen a embarazadas ingresadas en Hogar Materno y contactos de casos positivos, adultos mayores internos en Hogares de Ancianos, pacientes mayores de 60 años internos en Centros Médicos Psicopedagógicos y personas mayores de 50 años en Centros de Protección Social. Serán ingresados los menores de dos años, los niños que no han completado la pauta de vacunación o con factores de riesgo, así como las embarazadas y puérperas, no vacunados y pacientes con comorbilidades.

Con la muerte de una persona en las últimas 24 horas, suman 8.331 los fallecidos en la Isla por complicaciones derivadas del coronavirus desde que se detectó el primer caso en Cuba, en marzo de 2020. El total de positivos asciende a 988.789, siempre según cifras oficiales. Las provincias con mayor cantidad de nuevos contagios son Cienfuegos (327), Camagüey (326) y Pinar del Río (291).

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 11